¿Capacidades desconocidas?

El niño interior son capacidades que nos permiten hacer a un lado los posicionamientos rígidos y encontrar nuevas formas de resolver nuestros conflictos interpersonales.

Todo en esta vida son relaciones y en ellas estamos proyectando todo nuestro sistema de creencias.

Aquellas creencias que nos limitan y afectan nuestra relaciones, son precisamente las que necesitamos atender a través de los llamados de ese niño interior.

Es un forma de mejorar muchos otros aspectos de nuestra vida, entre ellos la autoestima y aprendemos a amarnos de verdad. 

Además, nos da la certeza que no necesitamos dejar de ser quienes en realidad somos para adaptarnos a nuestro entorno, puesto que esto se convierte en un desequilibrio e incoherencia que se reflejará en nuestra salud emocional y física.

De ahí la importancia de valorarnos con nuestras luces y nuestras sombras.

Es en este punto donde el niño interior tiene un papel fundamental en la recuperación del compromiso con la madurez, porque nos pone en perspectiva directa con la disciplina y la autovaloración.

 ¿Cómo poner en acción mis nuevas capacidades?