Heredamos mas que genes

La epigenética nos dice que es la interacción entre el entorno y el ADN lo que determina lo que somos. Experiencias, emociones, pensamientos y creencias conforman la expresión de nuestros genes permanentemente.

La vida de nuestros ancestros y sus experiencias tienen la capacidad de afectarnos directamente. Ya no sólo por su genoma o información genética, sino por la información epigenética que vincula nuestro pasado, presente y futuro de una manera inimaginable anteriormente. Los estudios actuales revelan que la información genética es estable e imborrable, mientras que la información epigenética o por encima del gen es inestable y se puede revertir al equilibrio, es decir se puede modificar.

Para tomar conciencia y reescribir la nueva información todo lo que necesitamos hacer es desarrollar la capacidad de observar lo que hay en el inconsciente profundo que está creando los bloqueos y afectando nuestros pensamientos, sentimientos y emociones.

Gestionar las emociones no es liberarse de ellas, es hacernos conscientes de que están ahí, darles su justo valor y movernos al cambio.

Si cambiamos el ambiente emocional podremos reescribir nuestra vida.  Nathalie Zammatteo

Nuestros comportamientos pueden reeducarse. Nuestro cerebro se puede re-cablear y nuestras etiquetas epigenéticas se pueden invertir. Algunas trampas del pasado pueden desactivarse para mayor beneficio de nuestra salud y bienestar emocional en general.