Desaprender un camino para trascender

Vinimos a experimentar la vida para realizar un aprendizaje inherente a cada uno.

Se trata de un ejercicio sumamente sencillo.

Pero lo vamos olvidando y complicando en la medida que crecemos instruidos por las proyecciones de los adultos, lo que vemos y escuchamos en nuestro medio ambiente.

Aprendemos a juzgar y a temer basados en el mundo de creencias que nos inculcaron y que definen el sistema de pensamiento con el que gestionaremos nuestra vida de adultos.

No obstante, el propósito de nuestra experiencia en esta tierra tal y como la percibamos en este instante sigue siendo el mismo aprender.

No importa el momento por el que estés pasando aquí y ahora. Tienes la opción de juzgarlo y victimizarte, ya está.

Culpar a otros será más fácil, pero no te libera.

Otra posibilidad es que te despojes de la necesidad de reacción inmediata y la tendencia a justificarte.

Observar sin juicio esa experiencia concreta te permite ver de qué manera has participado en su fabricación y puedas recordar que en tu propia mente está latente la posibilidad de transformar esa experiencia en aprendizaje.

O mejor dicho en experiencia de des-aprendizaje.

Hay mucho en tu equipaje que no corresponde a tu viaje. Un sinfín de información que limita tu progreso y el disfrute de tu experiencia.

Llenar tu mente de ideas innecesarias fue un largo y doloroso proceso repeticiones, frustraciones y resistencias.

Des-aprender es una experiencia de liberación, de sanación y cuando la mente sana no hace ruido.

Des-aprender es un camino para trascender e integrar a tu vida ese aprendizaje concreto que como alma viniste a ganar.

¿Cuántas veces necesitaste de una ayuda extra de tu maestro o de un compañero para pasar a la siguiente lección? 

Es igual en esta gran escuela de la vida.

No pierdas tu curso en la escuela de la vida ya has repetido muchas lecciones. No fuerces a la conciencia universal a que te los siga repitiendo porque lo hará hasta que aprendas.

¡¡Busca ayuda!!