Categorías
Curiosidades educativas Transformación personal

Escribir para sanar

No necesitas experiencia como escritor, incluso no necesitas amar la escritura, sólo necesitas es una mente abierta y el deseo consciente de escribir para sanar.

Recurso terapéutico

Escribir para sanar es un recurso terapéutico usado por psicólogos y psiquiatras con resultados ampliamente documentados.

Se ha observado que llevar un diario puede aliviar el trauma, fortalecer el sistema inmunológico y mejorar la confianza en sí mismo.

Sobrevivientes de trauma han encontrado en un bolígrafo y un cuaderno, las herramientas idóneas para avanzar en sus procesos de sanación, mejorar la resiliencia y devolver el equilibrio a un sistema nervioso descontrolado.

Los expertos dicen que cualquier persona puede utilizar el poder de la palabra escrita para mantener la salud física, mental y emocional.

Entrénate

Escribir es otra habilidad que puedes entrenar. Toma tu tiempo para reflexionar a cerca de tus vivencias, pensamientos, sentimientos y emociones, y plasmar todo lo que va aflorando, sin juzgar lo que allí consignes de bueno o malo. Simplemente escribe.

Puede ser más efectivo escribir a primera hora de la mañana o justo antes de acostarte. Si no has tenido experiencia con la escritura, inténtalo desde la curiosidad probando con diferentes estilos, simplemente para conectar con tu punto de dolor o de trauma.

Explora estilos comunes

Diario de gratitud: escribe sobre aquello por lo que estás agradecido. Podría ser una lista, que te lleve a un nivel más profundo.

Diario reflexivo: escribe sobre tus experiencias y describe tus sentimientos al respecto.

Diario de viaje: lleva contigo un diario especial mientras viajas, como una forma de documentar tus vivencias.

Diario visual: combina palabras con arte o dibujos. Crea ilustraciones en el lado izquierdo de la página y escribe algo en el lado derecho.

Diario de alimentos: te ayuda a visualizar la ingesta de alimentos, para controlar la pérdida o ganancia de peso. También puedes usarlo para documentar cualquier reacción alérgica a los alimentos o emociones relacionadas con los hábitos alimenticios.

La clave para un diario exitoso está en la regularidad con la que se escribe. Debe establecerse como un hábito en tu rutina diaria.

Sólo hay una regla al escribir para sanar: la regla de los tres días.

Cuando tu mente esta enfocada en una situación o un pensamiento por más de tres días consecutivos, es el momento de escribir a cerca de ese tema.

Escribir en estilo drama, poesía, ficción, ensayos, cartas no enviadas, listas o memorias de trauma, sea que se publiquen o no, tienen valor terapéutico.

Además del diario, la prosa y la poesía, también puedes contar una historia bella sobre algo terrible. Esto es poderosamente transformador.

Ten presente que tu no estás escribiendo sólo para ti. Si estás escribiendo con el pensamiento de que luego otros lean tus palabras, debes ser completamente honesto contigo mismo.

También tú te beneficiarás con la autorreflexión que ofrece el diario.

Olvídate de la perfección

No te preocupes por una puntuación, ortografía o gramática perfectos. Lo más importante es establecer hábitos que faciliten tu conexión con la escritura para sanar.

Cuando experimentes pensamientos, sentimientos y emociones que te generen ansiedad, escribe. Si algo que alguien dijo o hizo te sigue perturbando, escribe. En esos momentos en los que la mente no para de producir pensamientos disrruptivos, toma papel y lápiz y escribe.

También puedes elegir una hora del día y establecer un lugar consistente donde escribirás sin interrupciones durante al menos 20 minutos.

Antes de iniciar, dedica un momento para centrarte y conectar con tu Ser, ya sea mediante una breve meditación o tomando algunas respiraciones conscientes.

Tómate unos minutos para pensar en tu tema y luego permite que todo fluya a través de tu mano y plásmalo en el papel, tal y como salga.

Escribir para sanar literalmente salva vidas, solo tienes que encontrar una manera de expresar lo que tu alma quiere decir.

Categorías
Gestión emocional

Respiración consciente

El uso de la respiración consciente como recurso para gestionar el estrés, la ansiedad y las emociones, es una práctica para implementar conscientemente si queremos mantener bienestar y salud en general.

De acuerdo con la neurociencia

Estudios en neurociencia muestran resultados en imágenes computarizadas cerebrales de roedores, monos y humanos que ilustran cómo la respiración modifica la actividad cerebral.

Descubrieron que, tanto en animales como en humanos, los ritmos cerebrales estaban estrechamente relacionados con los ritmos respiratorios. Y que hay una mejor respuesta a los estímulos del medio ambiente durante cada inhalación, mientras que el cerebro parece serenarse al exhalar, lo que permite la sincronización entre el cerebro y el corazón.

Salud y gestión emocional

La respiración consciente es clave en la gestión emocional, en la atención y en la forma en la que se procesa la información que se percibe del entorno. Una respiración adecuada optimiza los niveles de oxígeno en sangre, por lo tanto, una mejor función de nuestros órganos y cerebro.

Para liberar de nuestro cuerpo cortisol y otras hormonas relacionadas con el estrés permanente, bastará con unos cuantos minutos de respiración consciente y relajación. Se puede detener un ataque de pánico o de ansiedad pausando la actividad y enfocando toda la atención en una respiración lenta, profunda y pausada.

La práctica de la respiración consciente está asociada con la mejora de síntomas y enfermedades físicas, así como con una mejor gestión del malestar mental y emocional. El vínculo entre respiración y bienestar integral explica por qué prácticas como el yoga, la meditación o el mindfulness pueden ayudar a mantener mente, cuerpo y espíritu en equilibrio.

Autorregulación

Al momento de afrontar un conflicto, es importante calmarse rápidamente antes que engancharse en él. Hacer una pausa, respirar profundo, lento y de manera consciente por al menos un minuto, te permite conectar con ese espacio de silencio donde está tu libertad. Y desde ese estado podrás ofrecer la respuesta que deseas y no la que los demás esperan.

Practicar pausas conscientes para detener el flujo automático de tu mente y de las agitaciones de tu día a día, más que una opción es una responsabilidad. No hay que esperar a que la crisis aparezca para calmar la mente, serenar el cuerpo y equilibrar las emociones. Hay que convertir en entrenamiento permanente la práctica de la respiración consciente.

El bienestar emocional y la salud en general son tu primera responsabilidad. Esos cambios que deseas en tu vida se convertirán en tu nueva realidad cuando tomes acción. Integra hoy a tu vida el hábito de la respiración consciente.

La responsabilidad sobre tu bienestar físico, mental, espiritual y emocional es una invitación a hacer de tu vida una experiencia integral y consciente. En la medida que prestes más atención a tu respiración podrás ser más consciente de tus pensamientos sentimientos y emociones, por lo tanto, serás más asertivo en tus decisiones, acciones, conductas y comportamientos.

Categorías
Desarrollo personal Desarrollo personal consciente Transformación personal

Guionista y protagonista

Nunca a existido una experiencia fuera de ti, eres el guionista y el protagonista de tu historia. Todo lo que has experimentado a lo largo del viaje de tu vida lo has creado y protagonizado dentro de tu propio universo.

Experimentar tiempo en completa soledad, podría parecerte difícil y hasta aterrador, pero también te da la posibilidad de conectar con tu propio universo y crear nuevos capítulos en el escenario de tu vida.

Si te encontraras completamente sola en medio de un silencioso bosque, lo primero que sentirías sería susto, especialmente al caer la noche. Entonces comenzarías a hacer muchas cosas, buscar un lugar seguro y tibio, algo para comer, agua para beber. Hasta que llega un momento en el que empiezas a ser consciente de tu respiración, de los latidos del corazón, de tus movimientos al caminar y del espacio que te envuelve.

Claramente sientes que ese “yo” que te acompaña todo el tiempo está presente en este espacio tiempo y que el universo se expande y de achica.

Todo ocurre dentro

Puedes ver que emociones como la alegría o el dolor, el miedo o la tristeza, y sentimientos de ansiedad o de confianza, de desesperación o de serenidad solamente ocurren dentro de ti.

Una vez que empiezas a ser consciente de esto conectas de nuevo con tu poder y despierta un sentido de responsabilidad contigo y con tu mundo.

No puedes evitar que cosas sucedan, entonces, hay que fluir con lo inesperado en lugar de resistirte. Es así como la vida dispone para que tú te hagas cargo de lo que sucede.

Puedes ver que todo lo que experimentas está sucediendo en tu interior. Y es justamente de esto de lo que debes hacerte cargo para ser el guionista y el protagonista consciente de tu historia.

Sabes que no puedes determinar o controlar los fenómenos externos y que estás equipado para gestionar las situaciones que se te presenten, en el momento que se te presenten. La forma en que tú lo experimentes es tu elección y tu responsabilidad.

La forma en la que percibes y proyectas tus experiencias están determinadas por ti, no por lo que te rodea.

Tu no conoces la vida porque existes. Cualquier cosa que quieras realizar siempre la vas a buscar dentro de ti, donde está la naturaleza de todo tu Ser. Por eso, aunque no puedas cambiar las circunstancias en tu entorno, sí tienes la posibilidad de cambiar la forma de percibirlas y de gestionarlas al interior de tu mundo.

Tu vida es en esencia la forma en la que estás experimentando tu paso por el mundo. Eres el guionista y el protagonista de tu historia, nunca ha existido una historia fuera de ti.

Categorías
Autoconocimiento emocional Transformación personal

Compromiso sin apego

Una filosofía de vida basada en el compromiso sin apego, nos ayuda a gestionar los tropiezos en el logro de nuestros objetivos y mantener la determinación para seguir adelante.

El mayor punto de tropiezo para mis clientes en su trabajo de transformación personal es la dicotomía entre vivir el proceso y separarse de su meta y aun así permanecer comprometidos con su propósito.

En esta dicotomía el desapego puede parecer facilista, mientras que el compromiso demasiado exigente. Entonces, tenemos que buscar el camino del medio.

“El camino del centro es como cuidar un árbol desde su semilla. La siembras, cuidas la plántula y la acompañas en el proceso de verla convertirse en árbol. Amas este proceso y no estás pensando en la necesidad de sus frutos. Esto es entregarse con plena devoción al propósito de su vida, para luego dejar ir los frutos.” Lección del Bhagavad Gita, antiguo texto indio.

Mantener un equilibrio entre el compromiso y el desapego nos permite tener mayor claridad en nuestro objetivo y dejar de considerarlo lo más importante. Esto hace que estemos dispuestos a involucrarnos de forma más consciente y a que mantengamos el enfoque sin apegarnos al resultado.

Vivir nuestras experiencias desde el compromiso sin apego propicia un estado emocional neutral y orgánico para que los procesos sucedan, con su natural resultado.

La vida es un continuo proceso que se nutre del amor, la compasión y el autocuidado y deberíamos vivirlo sin un sentido de pérdida o de ganancia.

No es el sentido de valía

Está probado que nuestra autoimagen o sentido de valía no aumenta ni disminuye con nuestros progresos hacia una meta en particular. Al enfocarnos en los procesos generamos mayores posibilidades de alcanzar un aprendizaje y una transformación personal consciente.

Aun cuando veamos que no estamos alcanzando un objetivo, hay que abrazar la decepción y la frustración, antes que aparezca la sensación de inutilidad. Esta sensación puede hacer que de forma inconsciente abandonemos el impulso de trabajar en nuestro objetivo. 

Cualquiera que sea tu proyecto de vida, entrégate como si fuera el trabajo de tu vida, comprométete cada día con la satisfacción de estar haciendo tu mayor esfuerzo y dando lo mejor de ti.

Imagina cómo sería despertarte todos los días, comprometiéndote con las cosas que más te importan, pero sin dejarte desmoronar cada vez que algo no sale como esperabas. 

Si no alcanzas una meta, vuelve a comprometerte y sigue adelante. 

Permítete la frustración y la angustia cuando te quedes corto para auto regularte, volver a tu enfoque y seguir dando desde el compromiso sin apego y la devoción. 

Por un buen futuro construido, siembra sin apegarte al fruto y permite que las cosas sucedan.

Categorías
Amor consciente

Una mentalidad en expansión y crecimiento

Nuestra vida en pareja puede ser una experiencia más amorosa y desafiante relacionándonos desde una mentalidad en expansión y crecimiento.

En contraste con nuestros predecesores, que buscaron su matrimonio para ayudarlos a sobrevivir, para nosotros el matrimonio además de satisfacer necesidades físicas y materiales, favorece procesos de auto descubrimiento, crecimiento personal y bienestar emocional.

Aunque seguimos creyendo en relaciones románticas, a menudo no apreciamos el esfuerzo requerido para construir una saludable.

Para la mayoría de las personas, el problema del amor está enfocado en ser amado y no en la capacidad de amar.

Entramos en nuestras relaciones convencidos de que el otro nos va a hacer felices, conduciéndonos una dolorosa decepción porque es una expectativa imposible de cumplir. 

En general las relaciones comienzan con el enamoramiento y terminan cuando la realidad de la vida cotidiana choca con nuestras imágenes mentales a cerca del amor.

Cuando el enamoramiento termina tenemos dos opciones: terminar la relación o tomar la decisión de amar. Nos puede costar entenderlo, pero el amor es una decisión.

No hay garantías para la felicidad en ninguna relación. Cuando decidimos amar conscientemente podemos reconocer el papel del dolor como un paso natural e inevitable en el camino para relacionarnos desde una mentalidad en expansión y crecimiento.

“No llegamos a una relación ni sanos ni perfectos. En una relación sagrada comprendemos que todos estamos dañados y que estamos ahí para sanar y crecer juntos.”

Juzgar nos aleja del otro y de nosotros mismos

Uno de los actos más corrosivos en nuestras relaciones es el enjuiciamiento constante ante lo que percibimos como fallas en nuestra pareja.

Nada nos distancia más del otro y de nosotros mismos que el juicio constante.

Si nuestra pareja está comprometida en el bienestar de la relación, en lugar de criticarle y condenarle, observemos lo que está ocurriendo en nuestro interior. 

Un esfuerzo deliberado para observar lo que hay debajo de nuestra ira, de nuestra decepción y de nuestras frustraciones, es clave para para facilitar los procesos de auto descubrimiento y crecimiento personal.

Es saludable desarrollar la capacidad de dudar de nuestras interpretaciones que, están muy condicionadas por la forma en la que crecimos y por nuestras propias experiencias.

Hacer una pausa, no engancharnos en el desacuerdo ni posicionarnos nos ayudará a reconocer que nuestra pareja no está para hacernos felices. Eso es imposible.

Una relación está para que podamos ver lo que nos impide reconocer con nuestra capacidad de amar y trabajar en las creencias que limitan nuestra mentalidad. 

La mentalidad

Cuando pensamos que nuestras creencias y expectativas a cerca de la vida, del amor, y de nuestras relaciones no se pueden cambiar, vivimos con una mentalidad fija.

Al momento de afrontar los desafíos normales en nuestra relación desde una mentalidad fija, perdemos el interés y evitamos la responsabilidad asignando la culpa al otro.

Si por el contrario creemos que las habilidades para cambiar creencias y patrones de comportamiento se pueden desarrollar, nuestra mentalidad es de crecimiento.

Desde una mentalidad de crecimiento estamos potenciando las posibilidades de que nuestro viaje sea amoroso, desafiante y alegre.

Cuando nos relacionamos desde una mentalidad de crecimiento aceptamos los desafíos y abrazamos los desencuentros como oportunidades para seguir aprendiendo. Y es particularmente nuestra capacidad de amar la que crece a lo largo de nuestra vida.

Todos podemos modificar, cambiar o resignificar los programas, creencias y patrones que limitan nuestra experiencia de vivir en amor.

Abracemos los desafíos de nuestras relaciones de manera consciente y hagamos de nuestra vida en pareja una experiencia más amorosa relacionándonos desde una mentalidad en expansión y crecimiento.

Categorías
Gestión emocional

Un sentido de enfoque

Pienso que no ha existido otro tiempo en el que se haya vivido sin un sentido de enfoque concreto y con tanto vacío como el nuestro.

Vivimos en un mundo cada vez más automatizado, pero,  aun así, muchos de nosotros sentimos que nuestras vidas están demasiado ocupadas.

Hay tantas cosas que queremos hacer que no podemos encontrar el tiempo para hacerlas todas, a pesar de que estamos disfrutando de más tiempo libre que nunca.

La vida se ha vuelto virtualmente más fácil, pero la revolución de los teléfonos inteligentes nos ha conectado a casi todas las horas del día con un diluvio constante de demandas de bajo nivel sutiles, pero colectivamente poderosas. 

Por ejemplo, ir de vacaciones solía ser algo simple, una oportunidad para escaparse y disfrutar de un tiempo escénico fuera del trabajo y de la cotidianidad.

Pero, hay tantas posibilidades de destinos y diversiones y a sólo un clic, que perdemos la curiosidad y la espontaneidad, por información hipotéticamente segura, desconectándonos de lo esencial, el disfrute.

Conexión con lo esencial

Desconocemos los efectos de este cambio radical en la forma en que gastamos nuestro tiempo, pero no se ve bien.

Estamos ocupados y estresados de manera permanente. Gran parte de nuestro tiempo está siendo absorbido por las pantallas que agregan poco valor a nuestras vidas y mucho desenfoque de lo esencial. 

La persona promedio pasa largos períodos del día viendo televisión y jugando con su teléfono. 

¿Es esto realmente un florecimiento humano?

Necesitamos aprovechar esta riqueza para algo más grande que el ocio.

Si observamos las vidas de grandes hombres y mujeres en la historia, parece claro que los humanos no pueden florecer sin un enfoque saludable en sus vidas y sin un sentido de responsabilidad.

Así como la fortaleza de la estructura del arco depende de su carga, la fortaleza y la felicidad en los humanos, depende del sentido de responsabilidad con el que asumen sus desafíos y propósitos.

Este sentido de propósito es beneficioso porque nos impulsa y nos conduce. Cumplir nuestro propósito tiene que ser combustible para ir más rápido y más lejos.

Necesitamos un poco de estrés real en nuestras vidas para eliminar el estrés falso que producen los teléfonos inteligentes. 

El valor de la responsabilidad

El hecho es que los humanos siempre llenarán su tiempo con algo. Y no importa con qué lo llenemos.

Sólo cuando tenemos objetivos concretos y nos comprometemos desde la responsabilidad con un resultado real podemos priorizar nuestras vidas y dejar de lado lo que es trivial.

El peso real de esta responsabilidad traerá una claridad notable a nuestras vidas, agregando apremio a nuestro paso, urgencia a nuestra acción y un propósito a nuestra existencia. 

Toma acción y dale la vuelta

Si has llegado hasta aquí y eres consciente de que tu vida carece de un sentido de enfoque, de responsabilidad y de conexión con lo esencial, puedes darle la vuelta a todo esto. 

  • Decide qué impacto quieres dejar en tu mundo, en tu familia, tus amigos y tu comunidad. Crea un plan para ir directamente después de esos objetivos. Cuanto más claros sean los objetivos, mejor. 
  • No esperes el momento perfecto para comenzar. Es posible que nunca te sientas “listo”. 
  • Haz compromisos reales que no se puedan eludir y asume riesgos con valentía así que la perspectiva del fracaso te asuste, y la esperanza de éxito te obligue. 
  • Abandona el juego de la búsqueda de comodidad y facilidad. Haz cosas difíciles por el bien de los demás y encuentra la felicidad que deseas profundamente.
Categorías
Salud emocional

El error que retrasa tu aprendizaje en la escuela de la vida

A ninguno de nosotros nos gustan las dificultades. Les tememos, las evadimos y muchas veces optamos por buscar culpables en lugar de soluciones. Este es el error que retrasa tu aprendizaje en la escuela de la vida.

Cuando te encuentras ante una dificultad, se están generando un infinito mundo de posibilidades para resolverla.

Por lo tanto te encuentras ante un infinito mundo de posibilidades para aprender y trascender lo que se te presenta.

Tú has venido a esta gran escuela de la vida a experimentar y a aprender lecciones particulares.

Es por esto que posees valores, fortalezas y recursos particulares para gestionar las dificultades y los retos de tu experiencia en este mundo incierto y cambiante.

Pero el miedo, la programación y tus propias experiencias han limitado tu capacidad de usar estas herramientas propias de tu Ser.

Cada dificultad en tu vida es como un motor que te impulsa y te promueve a recuperar el uso de tus recursos naturales y a desarrollar habilidades extraordinarias.

No te condenes cuando te sientas atrapado, repitiendo una y otra vez el mismo conflicto, problema o dificultad, este error retrasa tu aprendizaje en la escuela de la vida.

Vas a necesitar de alguien que te escuche con el alma y te hable sin juzgarte.

Por eso se hace tan valioso el acompañamiento humano, comprensivo y profesional que te ayude ver y comprender desde una nueva perspectiva tus problemas y dificultades para desarrollar el equilibrio emocional que te permita llevar una vida realmente plena.

Toma acción y cambia el uso de la palabra problema o dificultad por POSIBILIDAD. Darle nueva información a tu cerebro hará que la mente creadora y el corazón intuitivo conecten con la solución perfecta.

La palabra es una herramienta de programación.

A la mejor salud emocional

Categorías
Salud mental y emocional

Estrés, miedo y decisiones ¿Te construyen o te destruyen?

Nos programaron para percibir el estrés, el miedo y las decisiones como agentes causantes de dolor, sufrimiento y fracaso. Y aprendimos a responder suprimiéndolos, evadiéndolos o negándolos.

Esto es lo que produce consecuencias como la ansiedad, la depresión, problemas en las relaciones y otras enfermedades.

El estrés nos sirve cuando lo abrazamos y nos detenemos a mirar de dónde viene, qué nos está señalando, qué es aquello que debemos atender en lugar de evadirlo. 

Esta técnica nos ayuda a convertir el estrés en un verdadero recurso que potencia el desarrollo de nuevas alternativas para gestionar las perturbaciones que lo exacerban.

  • Nos mueve siempre a la acción.
  • No viene de fuera, lo crea nuestra mente, por lo tanto, se resuelve desde la mente.
  • Nos da la capacidad de hacer esfuerzos extraordinarios para obtener logros y enfocar nuestros esfuerzos en función de lo que realmente queremos.

Cuando choquemos con la pared del miedo, en primer lugar, saber que lo que nos paraliza no es el miedo, sino el deseo enorme de lograr lo que más deseamos en la vida.

Entonces lo abrazamos con bondad y sin juzgarlo para llevarlo como copiloto de nuestro viaje.

  • Estará ahí para orientarnos en el camino que debemos recorrer para alcanzar eso más queremos.
  • Para prevenirnos y advertirnos de peligros.
  • Nos centrará en nuestros propósitos y hará que revelemos potenciales y creatividad que sin el jamás aflorarían.

El 90% de lo que tememos que suceda nunca pasa y el 10% restante no es nada de lo que esperabas.

Cada decisión nos enfrenta a una dicotomía interna que surge en primera instancia de lo hay en nuestra naturaleza más visceral y nuestros instintos.

Todo lo que está regido por nuestra corporalidad o el instinto más arcaico conectado con las funciones del cerebro límbico y el tallo cerebral.

En segunda instancia interviene ese constructo mental que está regido por creencias.

Entra en juego la confrontación entre lo que queremos hacer y lo que deberíamos hacer. O “lo correcto” en relación con las funciones del neocórtex y el córtex prefrontal que sopesan la toma de decisiones desde la cognición o mente consciente.

Lo que hace que limitemos nuestra intuición, así como la capacidad de identificar y expresar lo que sentimos y queremos.

Es por esto que a la hora de tomar decisiones queremos conectar con nuestro corazón, con nuestra intuición antes de que intervenga la cabeza.

Decidamos desde nuestra coherencia y paz interiores, sabiendo que ninguna decisión será buena o mala. Simplemente será una decisión.

¡Estos tres elementos propios de la vida son recursos para conectar con nuestro verdadero poder interior!

Categorías
Autoconocimiento emocional

El autoconocimiento te libera del pasado

El autoconocimiento emocional es el recurso que te ayuda a reinterpretar y liberar los eventos del pasado que afectan tu presente.

La mente está recordando constantemente dichas experiencias, no porque quiera atormentarte y quitarte la paz, sino porque busca una resolución.

No eres culpable por vivir de esto modo.

En primer lugar, recuerda que es una función automática de tu mente.

En segundo lugar no te enseñaron a desarrollar recursos para regular tu mente, ni a auto gestionarte emocionalmente.

Pero esto no te condena a la infelicidad. Por el contrario, te ofrece la posibilidad de liderar un proceso consciente de desaprender y de renovar tu vida en cada instante.

Para que tengas una ruta clara para iniciar este viaje de transformación personal consciente comienza por:

  • Comprender que fuiste programado:

Todos fuimos programados de la misma forma, pero la reprogramación de la información que está afectando tu vida actual es una tarea que sólo tu puedes liderar.

Hay bloques en tu programación que no puedes remover o reprogramar sola, necesitas la ayuda profesional.

  • Identificar las creencias que anclan esos bloques:

Las creencias condicionan tu forma de ver y de comprender tu mundo y el mundo fuera, por lo tanto, condicionan todas tus elecciones y decisiones.

Las situaciones de dificultad, conflicto, estrés o síntomas que experimentas representan un recurso para llegar a las creencias que los han creado.

Vas a necesitar despojarte del victimismo para mirarlas sin juicio, desde el amor, la honestidad y desear hacerte responsable de la creación tu bienestar.

  • Ejercitar la auto indagación:

La auto indagación es la habilidad de buscar dentro de ti, de tu programación y creencias el origen verdadero de las situaciones que te perturban para darles una resolución.

Para llegar a la paz y a la presencia vas a necesitar dejar de buscar fuera la causa de tus males. El autoconocimiento emocional es la clave para vivir en salud mental y emocional.

Todo comienza en ti, toma acción y deja de resistir a tu pasado, compréndelo, trasciéndelo, intégralo para que vivas en libertad y bienestar.

Categorías
Gestión emocional

Sin gestión emocional no se supera el malestar

Toda alteración en el equilibrio natural de la tu vida nace de una emoción, por lo tanto sin gestión emocional no se supera el malestar.

Vivimos en una sociedad empecinada en eliminar el malestar y generar seguridad en un mundo incierto, cambiante y volátil.

Nos han hecho creer que para sostener esta “seguridad” tenemos que enfocar nuestra energía vital en la creación de bienestar físico y material.

Así aprendimos a vivir entre el miedo y el estrés de manera permanente. Esto genera malestar mental, físico y emocional. 

Atender el malestar implica el reconocimiento de nuestro mundo emocional  y del poder que tiene en nuestro bienestar integral.

Implica desarrollar nuevas habilidades que nos permitan conectar con nuestros potenciales. 

Gestionar nuestro mundo emocional, es un viaje de autoconocimiento, que nos permite hacer cambios conscientes en nuestras creencias y formas de pensamiento. 

El malestar se supera cuando entramos en contacto con nuestro lado doloroso y oscuro, a fin de iluminarlo desde una mirada comprensiva.

Gestionar nuestra emociones nos permite fluir con la incertidumbre y el cambio desde la responsabilidad, la lealtad y el amor a nosotros mismos.

Esta es una forma gentil y segura de generar cambios trascendentes y permanentes que favorezcan nuestro bienestar.

Restaurar nuestro equilibrio natural, gestionar pensamientos, sentimientos y emociones desestabilizantes, puede requerir el acompañamiento de un profesional de la ayuda. 

Acciones que puedes implementar para comenzar a equilibrarte:

  • Elige mantener tu mente en el presente
  • Ejercita tu cuerpo de acuerdo a tus posibilidades.
  • Ten una práctica espiritual que te conecte con la divinidad.
  • Conecta con las necesidades de tu cuerpo, más que con el antojo a la hora de comer.
  • Practica por un minuto y varias veces al día la respiración consciente.

¡Recuerda que sin acción no hay cambio!