Categorías
Amor consciente

Una mentalidad en expansión y crecimiento

Nuestra vida en pareja puede ser una experiencia más amorosa y desafiante relacionándonos desde una mentalidad en expansión y crecimiento.

En contraste con nuestros predecesores, que buscaron su matrimonio para ayudarlos a sobrevivir, para nosotros el matrimonio además de satisfacer necesidades físicas y materiales, favorece procesos de auto descubrimiento, crecimiento personal y bienestar emocional.

Aunque seguimos creyendo en relaciones románticas, a menudo no apreciamos el esfuerzo requerido para construir una saludable.

Para la mayoría de las personas, el problema del amor está enfocado en ser amado y no en la capacidad de amar.

Entramos en nuestras relaciones convencidos de que el otro nos va a hacer felices, conduciéndonos una dolorosa decepción porque es una expectativa imposible de cumplir. 

En general las relaciones comienzan con el enamoramiento y terminan cuando la realidad de la vida cotidiana choca con nuestras imágenes mentales a cerca del amor.

Cuando el enamoramiento termina tenemos dos opciones: terminar la relación o tomar la decisión de amar. Nos puede costar entenderlo, pero el amor es una decisión.

No hay garantías para la felicidad en ninguna relación. Cuando decidimos amar conscientemente podemos reconocer el papel del dolor como un paso natural e inevitable en el camino para relacionarnos desde una mentalidad en expansión y crecimiento.

“No llegamos a una relación ni sanos ni perfectos. En una relación sagrada comprendemos que todos estamos dañados y que estamos ahí para sanar y crecer juntos.”

Juzgar nos aleja del otro y de nosotros mismos

Uno de los actos más corrosivos en nuestras relaciones es el enjuiciamiento constante ante lo que percibimos como fallas en nuestra pareja.

Nada nos distancia más del otro y de nosotros mismos que el juicio constante.

Si nuestra pareja está comprometida en el bienestar de la relación, en lugar de criticarle y condenarle, observemos lo que está ocurriendo en nuestro interior. 

Un esfuerzo deliberado para observar lo que hay debajo de nuestra ira, de nuestra decepción y de nuestras frustraciones, es clave para para facilitar los procesos de auto descubrimiento y crecimiento personal.

Es saludable desarrollar la capacidad de dudar de nuestras interpretaciones que, están muy condicionadas por la forma en la que crecimos y por nuestras propias experiencias.

Hacer una pausa, no engancharnos en el desacuerdo ni posicionarnos nos ayudará a reconocer que nuestra pareja no está para hacernos felices. Eso es imposible.

Una relación está para que podamos ver lo que nos impide reconocer con nuestra capacidad de amar y trabajar en las creencias que limitan nuestra mentalidad. 

La mentalidad

Cuando pensamos que nuestras creencias y expectativas a cerca de la vida, del amor, y de nuestras relaciones no se pueden cambiar, vivimos con una mentalidad fija.

Al momento de afrontar los desafíos normales en nuestra relación desde una mentalidad fija, perdemos el interés y evitamos la responsabilidad asignando la culpa al otro.

Si por el contrario creemos que las habilidades para cambiar creencias y patrones de comportamiento se pueden desarrollar, nuestra mentalidad es de crecimiento.

Desde una mentalidad de crecimiento estamos potenciando las posibilidades de que nuestro viaje sea amoroso, desafiante y alegre.

Cuando nos relacionamos desde una mentalidad de crecimiento aceptamos los desafíos y abrazamos los desencuentros como oportunidades para seguir aprendiendo. Y es particularmente nuestra capacidad de amar la que crece a lo largo de nuestra vida.

Todos podemos modificar, cambiar o resignificar los programas, creencias y patrones que limitan nuestra experiencia de vivir en amor.

Abracemos los desafíos de nuestras relaciones de manera consciente y hagamos de nuestra vida en pareja una experiencia más amorosa relacionándonos desde una mentalidad en expansión y crecimiento.

Categorías
Amor consciente Sanar el pasado

Un acto de amor consciente

Curar las heridas de la infancia es un acto de amor consciente. Nos permite comprender los posicionamientos rígidos y encontrar nuevas formas de resolver nuestros conflictos interpersonales.

Todos llevamos en nuestro interior heridas de la infancia que inevitablemente se van a manifestar en nuestras relaciones.

Esto es un llamado de ese niño que se quedó suspendido en el tiempo en espera de curarlas.

Muchos conflictos en nuestras relaciones están relacionados con las heridas de la infancia que alteraron la valoración, el amor por nosotros mismos y la confianza en los demás.

Atender los llamados del niño interior tiene un papel fundamental en la recuperación del compromiso con la madurez, la disciplina y la autovaloración.

Comienza a atender tu niño herido, enfocando tu observación consciente en aquello que si puedes cambiar para mejorar tu vida y toma acciones asertivas.

Entrenando tu mente y pensamientos a alejarte del victimismo.

Re-visitando tu infancia para abrazar tu niño herido y comprenderlo desde una nueva perspectiva.

Observando conscientemente aquellas experiencias relacionadas con el reconocimiento o la desaprobación, en el ámbito del afecto o carencias afectivas.

Dándole a ese niño tu amor maduro para que se sienta seguro y confortado.

Dice Marianne Williamson que “en una relación sagrada se entiende que todos estamos heridos, pero que estamos allí para sanar” No te esfuerces por mejorar tu relación con tu pareja, enfócate en sanar tu relación con tu historia de vida y tus heridas.

Categorías
Amor consciente

Amar es una decisión

¿Pero tú me amas? — Preguntó Alicia

 ¡No, no te amo! — Respondió el Conejo Blanco.

Alicia arrugó la frente y comenzó a frotarse las manos, como hacía siempre cuando se sentía herida.
– ¿Lo ves? — Dijo el Conejo Blanco.
Ahora te estarás preguntando qué te hace tan imperfecta, qué has hecho mal para que no consiga amarte al menos un poco.

Y es por eso mismo que no puedo amarte.
No siempre te amarán, Alicia, habrá días en los cuales estarán cansados, enojados con la vida, con la cabeza en las nubes y te lastimarán. Porque la gente es así, siempre acaba pisoteando los sentimientos de los demás, a veces por descuido, incomprensiones o conflictos con sí mismos.

Y si no te amas al menos un poco, si no creas una coraza de amor propio y felicidad alrededor de tu corazón, los débiles dardos de la gente se harán letales y te destruirán.

La primera vez que te vi, hice un pacto conmigo mismo: “¡Evitaré amarte hasta que no hayas aprendido a amarte a ti misma!”.

Por eso, Alicia, no, no te amo.” – Atribuido a Lewis Carroll.

La búsqueda del amor es una manifestación de escasez. Amar es una decisión que se hace desde la abundancia, desde la convicción de que mi bienestar depende exclusivamente de mi capacidad de amarme y de estar en coherencia con migo misma.

Entonces vivirás relaciones desde el amor consciente, sabiendo que si tú estas bien, el otro estará bien y los demás estarán mejor.

Categorías
Amor consciente

¿Amas o entregas tu poder?

La felicidad y el amor son factores en la vida que no dependen de otra persona, porque eso implicaría anular tu propio poder y tu capacidad de ser feliz.

Mirar lo profundo de tu relación con la pareja, te da la posibilidad de verte a ti mismo reflejado en un espejo. Este reflejo te está poniendo de manifiesto que quien debe tomar responsabilidad por el cambio que necesitas para tu bienestar, eres tú.

Observa esos momentos específicos en tu vida en los que estás dejando de lado lo que piensas y deseas por satisfacer a tu pareja. Observarás aquello que te estresa o te incomoda en exceso, escucha lo que te dicen tu ser, tu instinto y tu corazón.

Recuerda que el conocimiento es poder, por lo tanto, el conocimiento sobre ti mismo, es poder personal. Lo que vives en el presente como una dificultad te está revelando una historia ancestral que necesita ser sanada, resignificada. Mientras más y mejor conoces tu historia, más y mejor te conoces a ti mismo, aumentando tus posibilidades de desarrollar una vida en libertad, armonía y abundancia.

Ya no estás en disposición de entregar tu poder a nada ni a nadie. Te empoderas y creces de manera sostenible y sustentable. Te conviertes en un ser generador de abundancia y capacidad para gestionar los problemas sin perder la paz y la armonía.

Aprendes a disfrutar de ti misma, comprendes que la soledad no existe y que el amor es una decisión.

Tu asesor de vida,

María Bridgman

Categorías
Amor consciente

Ámate sin miedo

En este siglo hemos llegado a un punto de inflexión en el que cada día hay más personas buscando, auténticamente ser lo que en su esencia son y amarse sin miedo.

En estos tiempos vemos más personas dispuestas a hacer una inversión de tiempo y de pensamiento para cambiar los patrones de creencias que los han alejado de su ser, para amarse sin miedo.

Para Ser lo que en realidad eres necesitas ir hacia tu interior “mirar hacia adentro como dice Jung, porque el que mira hacia adentro despierta, mientras el que mira hacia afuera duerme”.

Toma acción y da el primer paso

Deja de culpar a los demás y de victimizarte

  • Empieza a comprenderte y conocer tu forma particular de gestionar la vida
  • Observa y mejora la forma en la que te relacionas contigo mismo
  • Empieza a amarte, honrarte y respetarte
  • Comprende que la incertidumbre es parte de la vida por lo tanto confía y deja de controlar
  • Integra pensamiento, palabra y obra para que vivas en coherencia

Dar estos pasos requiere de valentía y honestidad porque es verdad que tenemos miedo al cambio e irónicamente a la libertad de ser los creadores de nuestra vida.