Amar es una decisión

¿Pero tú me amas? — Preguntó Alicia

 ¡No, no te amo! — Respondió el Conejo Blanco.

Alicia arrugó la frente y comenzó a frotarse las manos, como hacía siempre cuando se sentía herida.
– ¿Lo ves? — Dijo el Conejo Blanco.
Ahora te estarás preguntando qué te hace tan imperfecta, qué has hecho mal para que no consiga amarte al menos un poco.

Y es por eso mismo que no puedo amarte.
No siempre te amarán, Alicia, habrá días en los cuales estarán cansados, enojados con la vida, con la cabeza en las nubes y te lastimarán. Porque la gente es así, siempre acaba pisoteando los sentimientos de los demás, a veces por descuido, incomprensiones o conflictos con sí mismos.

Y si no te amas al menos un poco, si no creas una coraza de amor propio y felicidad alrededor de tu corazón, los débiles dardos de la gente se harán letales y te destruirán.

La primera vez que te vi, hice un pacto conmigo mismo: “¡Evitaré amarte hasta que no hayas aprendido a amarte a ti misma!”.

Por eso, Alicia, no, no te amo.” – Atribuido a Lewis Carroll.

La búsqueda del amor es una manifestación de escasez. Amar es una decisión que se hace desde la abundancia, desde la convicción de que mi bienestar depende exclusivamente de mi capacidad de amarme y de estar en coherencia con migo misma.

Entonces vivirás relaciones desde el amor consciente, sabiendo que si tú estas bien, el otro estará bien y los demás estarán mejor.

Maria Helena Bridgman

Maria Helena Bridgman

Asesora de vida, Maestra Certificada en Pedagogía y Bioneuroemoción® y Especialista en gestión emocional, con más de 16 años de estudio, experiencia, práctica y coach de bienestar emocional.
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram