Categorías
Curiosidades educativas Transformación personal

Escribir para sanar

No necesitas experiencia como escritor, incluso no necesitas amar la escritura, sólo necesitas es una mente abierta y el deseo consciente de escribir para sanar.

Recurso terapéutico

Escribir para sanar es un recurso terapéutico usado por psicólogos y psiquiatras con resultados ampliamente documentados.

Se ha observado que llevar un diario puede aliviar el trauma, fortalecer el sistema inmunológico y mejorar la confianza en sí mismo.

Sobrevivientes de trauma han encontrado en un bolígrafo y un cuaderno, las herramientas idóneas para avanzar en sus procesos de sanación, mejorar la resiliencia y devolver el equilibrio a un sistema nervioso descontrolado.

Los expertos dicen que cualquier persona puede utilizar el poder de la palabra escrita para mantener la salud física, mental y emocional.

Entrénate

Escribir es otra habilidad que puedes entrenar. Toma tu tiempo para reflexionar a cerca de tus vivencias, pensamientos, sentimientos y emociones, y plasmar todo lo que va aflorando, sin juzgar lo que allí consignes de bueno o malo. Simplemente escribe.

Puede ser más efectivo escribir a primera hora de la mañana o justo antes de acostarte. Si no has tenido experiencia con la escritura, inténtalo desde la curiosidad probando con diferentes estilos, simplemente para conectar con tu punto de dolor o de trauma.

Explora estilos comunes

Diario de gratitud: escribe sobre aquello por lo que estás agradecido. Podría ser una lista, que te lleve a un nivel más profundo.

Diario reflexivo: escribe sobre tus experiencias y describe tus sentimientos al respecto.

Diario de viaje: lleva contigo un diario especial mientras viajas, como una forma de documentar tus vivencias.

Diario visual: combina palabras con arte o dibujos. Crea ilustraciones en el lado izquierdo de la página y escribe algo en el lado derecho.

Diario de alimentos: te ayuda a visualizar la ingesta de alimentos, para controlar la pérdida o ganancia de peso. También puedes usarlo para documentar cualquier reacción alérgica a los alimentos o emociones relacionadas con los hábitos alimenticios.

La clave para un diario exitoso está en la regularidad con la que se escribe. Debe establecerse como un hábito en tu rutina diaria.

Sólo hay una regla al escribir para sanar: la regla de los tres días.

Cuando tu mente esta enfocada en una situación o un pensamiento por más de tres días consecutivos, es el momento de escribir a cerca de ese tema.

Escribir en estilo drama, poesía, ficción, ensayos, cartas no enviadas, listas o memorias de trauma, sea que se publiquen o no, tienen valor terapéutico.

Además del diario, la prosa y la poesía, también puedes contar una historia bella sobre algo terrible. Esto es poderosamente transformador.

Ten presente que tu no estás escribiendo sólo para ti. Si estás escribiendo con el pensamiento de que luego otros lean tus palabras, debes ser completamente honesto contigo mismo.

También tú te beneficiarás con la autorreflexión que ofrece el diario.

Olvídate de la perfección

No te preocupes por una puntuación, ortografía o gramática perfectos. Lo más importante es establecer hábitos que faciliten tu conexión con la escritura para sanar.

Cuando experimentes pensamientos, sentimientos y emociones que te generen ansiedad, escribe. Si algo que alguien dijo o hizo te sigue perturbando, escribe. En esos momentos en los que la mente no para de producir pensamientos disrruptivos, toma papel y lápiz y escribe.

También puedes elegir una hora del día y establecer un lugar consistente donde escribirás sin interrupciones durante al menos 20 minutos.

Antes de iniciar, dedica un momento para centrarte y conectar con tu Ser, ya sea mediante una breve meditación o tomando algunas respiraciones conscientes.

Tómate unos minutos para pensar en tu tema y luego permite que todo fluya a través de tu mano y plásmalo en el papel, tal y como salga.

Escribir para sanar literalmente salva vidas, solo tienes que encontrar una manera de expresar lo que tu alma quiere decir.

Categorías
Desarrollo personal Desarrollo personal consciente Transformación personal

Guionista y protagonista

Nunca a existido una experiencia fuera de ti, eres el guionista y el protagonista de tu historia. Todo lo que has experimentado a lo largo del viaje de tu vida lo has creado y protagonizado dentro de tu propio universo.

Experimentar tiempo en completa soledad, podría parecerte difícil y hasta aterrador, pero también te da la posibilidad de conectar con tu propio universo y crear nuevos capítulos en el escenario de tu vida.

Si te encontraras completamente sola en medio de un silencioso bosque, lo primero que sentirías sería susto, especialmente al caer la noche. Entonces comenzarías a hacer muchas cosas, buscar un lugar seguro y tibio, algo para comer, agua para beber. Hasta que llega un momento en el que empiezas a ser consciente de tu respiración, de los latidos del corazón, de tus movimientos al caminar y del espacio que te envuelve.

Claramente sientes que ese “yo” que te acompaña todo el tiempo está presente en este espacio tiempo y que el universo se expande y de achica.

Todo ocurre dentro

Puedes ver que emociones como la alegría o el dolor, el miedo o la tristeza, y sentimientos de ansiedad o de confianza, de desesperación o de serenidad solamente ocurren dentro de ti.

Una vez que empiezas a ser consciente de esto conectas de nuevo con tu poder y despierta un sentido de responsabilidad contigo y con tu mundo.

No puedes evitar que cosas sucedan, entonces, hay que fluir con lo inesperado en lugar de resistirte. Es así como la vida dispone para que tú te hagas cargo de lo que sucede.

Puedes ver que todo lo que experimentas está sucediendo en tu interior. Y es justamente de esto de lo que debes hacerte cargo para ser el guionista y el protagonista consciente de tu historia.

Sabes que no puedes determinar o controlar los fenómenos externos y que estás equipado para gestionar las situaciones que se te presenten, en el momento que se te presenten. La forma en que tú lo experimentes es tu elección y tu responsabilidad.

La forma en la que percibes y proyectas tus experiencias están determinadas por ti, no por lo que te rodea.

Tu no conoces la vida porque existes. Cualquier cosa que quieras realizar siempre la vas a buscar dentro de ti, donde está la naturaleza de todo tu Ser. Por eso, aunque no puedas cambiar las circunstancias en tu entorno, sí tienes la posibilidad de cambiar la forma de percibirlas y de gestionarlas al interior de tu mundo.

Tu vida es en esencia la forma en la que estás experimentando tu paso por el mundo. Eres el guionista y el protagonista de tu historia, nunca ha existido una historia fuera de ti.

Categorías
Autoconocimiento emocional Transformación personal

Compromiso sin apego

Una filosofía de vida basada en el compromiso sin apego, nos ayuda a gestionar los tropiezos en el logro de nuestros objetivos y mantener la determinación para seguir adelante.

El mayor punto de tropiezo para mis clientes en su trabajo de transformación personal es la dicotomía entre vivir el proceso y separarse de su meta y aun así permanecer comprometidos con su propósito.

En esta dicotomía el desapego puede parecer facilista, mientras que el compromiso demasiado exigente. Entonces, tenemos que buscar el camino del medio.

“El camino del centro es como cuidar un árbol desde su semilla. La siembras, cuidas la plántula y la acompañas en el proceso de verla convertirse en árbol. Amas este proceso y no estás pensando en la necesidad de sus frutos. Esto es entregarse con plena devoción al propósito de su vida, para luego dejar ir los frutos.” Lección del Bhagavad Gita, antiguo texto indio.

Mantener un equilibrio entre el compromiso y el desapego nos permite tener mayor claridad en nuestro objetivo y dejar de considerarlo lo más importante. Esto hace que estemos dispuestos a involucrarnos de forma más consciente y a que mantengamos el enfoque sin apegarnos al resultado.

Vivir nuestras experiencias desde el compromiso sin apego propicia un estado emocional neutral y orgánico para que los procesos sucedan, con su natural resultado.

La vida es un continuo proceso que se nutre del amor, la compasión y el autocuidado y deberíamos vivirlo sin un sentido de pérdida o de ganancia.

No es el sentido de valía

Está probado que nuestra autoimagen o sentido de valía no aumenta ni disminuye con nuestros progresos hacia una meta en particular. Al enfocarnos en los procesos generamos mayores posibilidades de alcanzar un aprendizaje y una transformación personal consciente.

Aun cuando veamos que no estamos alcanzando un objetivo, hay que abrazar la decepción y la frustración, antes que aparezca la sensación de inutilidad. Esta sensación puede hacer que de forma inconsciente abandonemos el impulso de trabajar en nuestro objetivo. 

Cualquiera que sea tu proyecto de vida, entrégate como si fuera el trabajo de tu vida, comprométete cada día con la satisfacción de estar haciendo tu mayor esfuerzo y dando lo mejor de ti.

Imagina cómo sería despertarte todos los días, comprometiéndote con las cosas que más te importan, pero sin dejarte desmoronar cada vez que algo no sale como esperabas. 

Si no alcanzas una meta, vuelve a comprometerte y sigue adelante. 

Permítete la frustración y la angustia cuando te quedes corto para auto regularte, volver a tu enfoque y seguir dando desde el compromiso sin apego y la devoción. 

Por un buen futuro construido, siembra sin apegarte al fruto y permite que las cosas sucedan.

Categorías
Transformación personal

¡Las crisis no dañan, TRANSFORMAN!

“Tengo miedo de volar dijo la oruga a la mariposa…

Es natural temer a lo desconocido y sabio comprender que las crisis no dañan, TRANSFORMAN.

No obstante, cuando la oruga recibe la señal biológica de detener su movimiento y su instinto de comer, ella confía, sigue su naturaleza interior y se entrega a su proceso de transformación.

Sabe que estará inmóvil y vulnerable, pero no lucha, no protesta, ni se victimiza, porque es honesta con su propósito. Se entrega a su proceso con mansedumbre y generosidad, consciente de su indefensión.

Se encierra en la oscuridad de su crisálida y experimenta pacientemente la transformación silenciosa que le dará el júbilo de volar en libertad.

La vida nos ofrece crisis para desarrollar habilidades. Nos da señales a través de experiencias que llamamos dolorosas para que las alumbremos desde nuestro interior y demos nacimiento a un nuevo estado de conciencia, a un nuevo estado de ser, de estar y de relacionarnos.

A diferencia de la mariposa, nos dejamos llevar por la mente y el ego que buscan salidas o soluciones que nos alejen de la incomodidad, impidiendo el nacimiento de ese nuevo estado.

¿Pero qué pasaría si como la oruga, confiáramos, nos detuviéramos, guardáramos silencio y nos entregáramos con generosidad a vivir los procesos que nos regalan las crisis?

1-   Dejaríamos de sentirnos víctimas, para hacernos conscientes de que tenemos información y programas que nos condicionan inconscientemente y tomaríamos acción para el cambio.

2-   Tomaríamos conciencia de que todo ocurre dentro de cada uno, por lo tanto, dejamos de culpar a los demás, los liberaríamos y nos liberaríamos.

3-   Estaríamos más atentos a nuestras proyecciones para sanar nuestras percepciones.

4-   Abandonaríamos el juicio, la adicción más tóxica y destructiva.

5-   Abrazaríamos las crisis como posibilidades de transformación

Si no vuelas serás infeliz porque tendrás que renunciar a muchas cosas, entre ellas a tu libertad y eso te hará depender de los demás. Respondió la mariposa a la oruga!

María Helena
Bridgman

Categorías
Transformación personal

¿Tratando de ser quien crees que debes ser?

Tal vez hoy te estés castigando al sentir que no eres suficiente. Quizás pienses que deberías ser algo más a estas alturas de tu vida, o sigas comparándote con otras personas.

Son muchas razones por las que te castigas, pero todas conducen a un motivo principal: estás tratando de ser quien crees que debes ser.

Esto te obliga a ser duro contigo mismo y es la principal fuente de estrés para la mayoría de las personas. Las cosas no salen bien, no estás en paz y siempre sientes que te falta algo.

Tratar de ser quien se supone que debes ser, es auto-tortura.

Porque lo que crees que eres es una alucinación mental hecha de las expectativas de otras personas, sobre otros valores que adoptaste para obtener su aprobación.

Pero cuando tocas fondo y ya no puedes mantenerte en este molde que te hace sentir cada vez más pequeño, es cuando tienes una posibilidad de salir al encuentro de ti mismo.

Si no eres alérgico a la transformación, te das cuenta de que comenzar a reconocer todo aquello que te está limitando es un paso hacia la liberación del ser único que eres.

Y por extraño que perezca cuando dejas de invertir tu energía vital en tratar de ser quien crees que debes ser, tu vida se convierte en una aventura real.

Cuando alimentas la curiosidad por saber quien eres, permaneces abierto a divorciarte de las ideas, expectativas y creencias de lo que NO eres tú. Sales del viejo molde y te permites evolucionar y expandirte continuamente hacia la versión del Ser que eres.

Categorías
Transformación personal

Equilibrando el poder del ego

Aprender a vivir sin las cargas del ego que siempre esta deseando que seas como deberías ser y no como en realidad eres, requiere que desarrolles la capacidad de equilibrar su poder.

¡No naciste para ser perfecto! comienza por aceptarte con toda tu imperfección, es una fuente de posibilidades de crecimiento y aprendizaje.

Es saludable abandonar tus niveles de auto exigencia y sobre todo dejar de hacer las cosas porque ¡tienes que o debes de! y detenerte en los momentos que te estés exigiendo más de lo puedes.

El ego cree que tienes que hacer cosas especiales para validar tu ser y terminas desarrollando otros comportamientos como la critica, la intolerancia, la inflexibilidad.

No permitas que ese juez interno que te exige y te critica por tu imperfección, vuelva pesado tu viaje cargándolo con insatisfacción, tensión, frustración.

Equilibrando el poder del ego dejas de querer cambiar lo que percibes del mundo para enfocarte en lo que puedes cambiar de ti mismo.

Categorías
Transformación personal

Somos hijos del amor

El amor es la fuente de la creación y el pulso que mantiene y equilibra el orden universal. Nosotros somos hijos de ese amor.

Nuestra experiencia transitando por esta tierra con una mente que percibe e interpreta lo que ve, como su realidad.

Nuestra mente produce alrededor de setenta mil pensamientos diarios, y el noventa por ciento de estos, son los mismos del día anterior, repitiendo

Todo lo que pensamos genera unos sentimientos que conducen a emociones. Y las emociones determinan nuestras decisiones, acciones y conductas.

Esto quiere decir que vivimos repitiendo decisiones, acciones y conductas,  por lo tanto cada día estamos creando las mismas experiencias y a esto le llamamos realidad.

No somos conscientes de que no estamos creando ninguna realidad, sino viviendo en una sucesión de hechos que nos alejan de nuestro propósito creador, del amor y de la felicidad con los que nacimos.

Vivir como hijos del amor implica la observación consciente y el compromiso entrenar y nuestra mente y su forma de pensar

“Ser feliz es fácil, sólo debes escuchar a tu corazón antes que intervenga tu cabeza que está condicionada por la memoria que complica todo con cosas viejas, con ordenes del pasado, con prejuicios que enferman que encadenan. Con la que divide y empobrece, la que no acepta que la vida es como es y no como debería ser” – Facundo Cabral.