Tu relación con el dinero

Todo en esta vida es energía y relaciones. Podemos entonces deducir que el dinero es otra energía y que por lo tanto nos relacionamos con él. Comenzamos a crear esta relación desde nuestra infancia de acuerdo con las creencias de nuestros padres hacia el dinero y de su propia relación con él.

Recordarán frases como “Ganarás el dinero con el sudor de tu frente”, “El dinero no cae de los árboles”, “Es más fácil que pase un camello por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de los cielos”, “El dinero corrompe el corazón”, etc., etc. Estas son falsas creencias que nos llevaron al convencimiento de que el dinero sólo viene del trabajo duro y fatigoso, que es malo o daña a la gente.

Lo cierto es que el dinero representa la energía del padre, la energía creadora y proveedora. Pero tenemos desde mitos, hasta heridas y creencias transgeneracionales que nos alejan del flujo y del disfrute armonioso de esta energía divina. Pueden ser muchas las causas por las cuales inconscientemente mantenemos bloqueada nuestra relación con el dinero.

Son tan infinitas las posibilidades de generar un flujo abundante y armonioso de la energía del dinero, como infinito y abundante es el universo. Cada día es más frecuente escuchar que, para ganar el dinero que deseas, no necesitas trabajar más, sino hacer lo que verdaderamente disfrutas y te apasiona. Pero nos cuesta creerlo porque estamos enfocados en resolver las “trabas de nuestros traba-jos”, que muchas veces no amamos. Vivir de esta manera hace que nos desconectamos del flujo abundante y armonioso del universo.

Vivir desde la abundancia requiere menos energía que vivir desde la escasez. Está comprobado que las personas que ganan el dinero que les da la gana lo hacen disfrutando de lo que hacen y viviendo lo que desean vivir. Ahora bien, la energía del padre que representa el dinero también está relacionada con la disciplina y la voluntad.      Es por esto que para lograr los cambios de creencias y de pensamiento que están bloqueando el flujo armonioso del dinero en tu vida, necesitas implicarte e invertir pasión, compromiso, determinación y disciplina; convertirte en observador consciente.

“Cuando cambias la forma de ver las cosas, las cosas cambian la forma en que se ven”. Wayne Dyer.