Enciende tu luz y danza con tu sombra

Sal de victimilandia y entra en el reino de la responsabilidad. Vístete de luces y danza con tu sombra, para que aquello que negaste deje de doler. 

Gestiona el conflicto, pausando la acción y respirando profundo para restarle poder a la situación. Es una forma de disminuir la necesidad de reacción automática, justificación y defensa. 

Dejar que las sensaciones producidas por los pensamientos, sentimientos y emociones frente al estrés del conflicto, afloren y se expresen en tu cuerpo. Esto ayuda a que las hormonas segregadas para la resolución, sean eliminadas en menos tiempo. 

Date cuenta que tanto tu malestar, como tu bienestar están dentro de tu propia mente. Por lo tanto, observa conscientemente los pensamientos y el dialogo que mantienes contigo mismo. Son paquetes de información que estás lanzando o proyectando y se convierten en lo que percibes como tu realidad. 

Las situaciones y personas conflictivas que atraes están respondiendo a esa proyección. Estas se repetirán tantas veces como lo necesites hasta que enciendas tu luz y dances con tu sombra, para que abraces el conflicto que hay en ti. 

Poder ver que, aquello que nos causa conflicto está relacionado con lo que rechazamos de nosotros mismos, es un verdadero acto de alquimia emocional. Disuelve las cadenas que te esclavizan al miedo y a la culpa y asumes el valor de la responsabilidad. 

Uno no alcanza la iluminación fantaseando sobre la luz sino haciendo consciente la oscuridad… lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas como destino. - Carl G. Jung