La vida es encontrarnos…

Para eso nacemos, porque el punto mas alto es llegar al amor. Y no hay amor de uno, sólo hay amor de todos, y por ese motivo estamos hoy aquí”

El encuentro en la pareja es ese escenario en el cual estamos más dispuestos a interpretar papeles especiales “en el nombre del amor” para mantenerla, hacer que funcione y dure, ojalá para toda la vida.

Por eso nos cuesta tanto disfrutar, aprender, crecer y compartir el amor que ya somos en nuestras relaciones.

Amar no exige que expongamos nuestros sentimientos amorosos porque éstos van emergiendo en la medida que descubrimos cuánto ignoramos lo que es el amor y de nosotros mismos.

Para eso creamos tantas circunstancias o conflictos en nuestras relaciones, porque son justamente estos eventos los que nos permiten descubrir la verdadera expresión de la energía del amor.

Esto es de verdad trascendente porque nos da la pauta para darnos cuenta de que estamos actuando con un libreto que no es el nuestro y nos empuja a ir dentro.

Ir a nuestro encuentro, a la conexión con lo esencial para descubrir que hay un orden perfecto para todo lo que nos ocurre. 

Entendemos que no hay casualidades. Que las personas con las que nos encontramos están perfectamente diseñadas para que apunten directo a lo que creemos que necesitamos y a lo que ignoramos para que podamos hacer consciente lo inconsciente.

Ábrete a la curiosidad de descubrir aquello que ignoras para que accedas a ese misterio que llevas dentro y que te rodea. Permite que el amor sea esa energía poderosa que te mueve, que te une desde de la individualidad y que te unifica con la totalidad.